La pizarra. Real Betis vs Levante U.D. 1ª Jornada. Temp. 18/19

La pizarra. Real Betis vs Levante U.D. 1ª Jornada. Temp. 18/19

El Levante U.D. se llevó ayer 3 puntos del Villamarín casi sin despeinarse y sin poner realmente un planteamiento táctico elaborado, les bastó con permanecer en bloque atrás y correr un poco. Algo que cualquier buen equipo de segunda puede hacer y nos podría haber hecho mucho daño. Pero no estamos en segunda como algunos se aventuran a pronosticar, es sólo un partido, el arranque inicial de la temporada y lo visto ayer tiene solución.

El Real Betis planteaba por delante del portero (Pau López) una línea de cinco hombres en defensa (Junior, Z. Feddal, M. Bartra, A. Mandi, Francis), un mediocentro con 3 hombres más un mediapunta (A. Guardado, W. Carvalho, S. Canales y R. Boudebouz) y finalmente un solo punta en ataque (Loren). [1-5-4-1] Si bien en ataque se desdibujaba convirtiéndose en un 1-3-1-5-1. El Levante por su parte presentó un 1-4-5-1 muy compacto con un Morales tan cerca de Roger que perfectamente podrí­amos hablar de un 1-4-4-2.

El partido transcurrió en su primera media hora con el dominio del equipo local, mucha posesión pero sólo un disparo peligroso; el de Junior en una incursión en diagonal. El ataque del Real Betis pasa por disparos lejanos y algún centro desde la banda. Sorprendentemente el Levante no tení­a intención de castigar nuestras bandas, parece que Paco López no había dado indicaciones sobre ello. El primer gol es una genialidad de Jason, el control orientado al espacio deja atrás a Bartra y el pase de la muerte perfecto para que Roger remate a puerta vací­a casi en lí­nea de gol. Se despista Mandi en la marca de Roger, el delantero se cuela en el área pequeña entre éste y Francis que no llega en la ayuda.

El segundo es una jugada rápida, donde Morales es especialista, pilla a la defensa desguarnecida. Intenta Bartra robar por detrás con mala fortuna puesto que le facilita la jugada, llega muy forzado Canales en la cobertura y tras el recorte el comandante enfila a Pau López haciendo el segundo para los valencianos.

Sobre el minuto sesenta comienzan los movimientos de banquillo. Setién cambia a Boudebouz por Sanabria buscando remate a los centros laterales y Takashi Inui entra por W. Carvalho. De esta manera, el Real Betis empieza a jugar con dos delanteros y sacrifica un pivote defensivo puro por un poco de más verticalidad ofensiva. Será Guardado el que retrase su posición hasta colocarse por delante de la defensa. Por último, Barragán sustituye a Francis quizás buscando frescura en la banda y esos buenos centros que a veces suele colgar al área. La apuesta por el ataque sirvió para ver oportunidades como el balón cruzado al palo largo de Inuí­ que repelí­a Oier, pero defensivamente el equipo terminó por hacer aguas, con un Betis volcado al ataque. Sirva de ejemplo el balón que sobrepasaba a Andrés Guardado y lleva de nuevo a Morales frente a Pau, pero esta vez rechaza el cancerbero.

El último, con un Real Betis volcado en ataque, esta vez sí­ atacan las bandas, con grandes espacios. Centro desde su costado izquierdo y Morales remata a placer.

Analicemos los problemas del Real Betis en este partido:

La salida de balón.

William Carvalho puede ser muy ganador de la Eurocopa que quieras pero no esperemos que lo haga todo solo. Vimos en reiteradas ocasiones como se quedaba con todo el mediocampo aislado con los centrales por detrás, un juego atascado y una dificultad importante para sacar la pelota. Ello viene de que los otros dos encargados del mediocampo Canales y Guardado tendieron a adelantar su línea demasiado jugando a efectos prácticos de mediapuntas.

Por otro lado, los laterales avanzaban igualmente mucho su posición negándole el ofrecimiento en sus bandas de tal forma que la única manera de que le llegara el esférico era a través de los centrales. Esta jugada se repitió mucho, William se veía sin salida hacia adelante, retrasaba a los centrales y eran éstos los que tení­an que arriesgarse a regatear y correr hacia adelante jugándose la pérdida de balón o bien lanzar un balón muy largo al lateral o “mediapunta” que la recibí­an bien cubiertos o incluso la perdí­an si su defensor iba al corte.

Alertas defensivas.

Esto es lo más preocupante. La posición tan adelantada de los mediocentros hací­a que en caso de pérdida de balón en el medio del campo, las ayudas defensivas quedaran demasiado alejadas. El equipo se veí­a demasiado estirado y William sólo con sus centrales, a esto sumándole que los laterales igualmente adelantados tampoco llegaban a su tarea defensiva. Como plus añadiremos las jugadas donde el central tení­a que arriesgar para superar la lí­nea de presión y las subidas al área de Zou y Bartra (Muy positivas si el equipo hubiese jugado cuidando las alertas defensivas)

Boudebouz asfixiado.

Con Guardado y sobre todo Canales moviéndose libremente por la mediapunta, Boudebouz ve su campo de acción ocupado. Lo vimos la mayor parte del tiempo estático y desubicado, quizás echando en falta su espacio para moverse, casi jugó de falso 9 o segundo punta. Habí­a centros desde las bandas pero Boudebouz no es un delantero. La solución desde el banquillo fue poner otro punta (para tener un falso  9 que no está aportando demasiado ponemos un rematador). Esta iniciativa estuvo bien pero llegó tarde, con 0-2 a los 2/3 de partido cumplidos. A los problemas defensivos no se le puso enmienda, ya se decidió apostarlo todo al ataque.

Nuevo rol de Guardado.

Tampoco se vió cómodo a Guardado, vimos poco de él hasta que sale del campo William Carvalho y Andrés toma el mediocampo. Setién debe hacerle entender que este sigue siendo el timón y debe manejar al equipo desde el mediocampo, que William es su escudero, hace el trabajo de Javi Garcí­a.

Lo que se le debe exigir a Canales.

Canales es un jugador que se siente muy cómodo cerca del área, pero hay que exigirle que esté en la creación del juego, que ayude a arrancar la jugada desde atrás ayudando al lateral. El juego del Betis es combinativo y avanza desde atrás mediante triangulaciones, aquí­ no se juega a la carrera con dos pases verticales. Por tanto, hay que exigirle esto a Canales.

Conclusiones.

El Real Betis tuvo problemas en la salida de balón y graves problemas en las alertas defensivas que brillaron por su ausencia, algo de lo que no puede carecer un equipo que va a jugar Europa y aspira a poder repetir. Jugó demasiado estirado, ello llevó a un partido sencillo para un Levante que propuso muy poco, le bastó con permanecer en bloque y correr un poco. Guardado y Canales no pueden olvidarse de la creación y deben jugar más atrasados. Demasiado premio para el Levante, en una visita a un campo donde deberí­a haber sudado mucho más para llevarse la victoria pues es plaza europea. Por parte del Real Betis, se dejan atrás tres puntos valiosos y lo cierto es que debemos se convertir el Villamarín en una fortaleza.