Víctor del Amo: «Conseguir la segunda victoria consecutiva es una motivación extra»

En el mediodía de hoy, Víctor del Amo ha comparecido ante los medios de comunicación para valorar el encuentro que este viernes enfrentará a su equipo frente al conjunto de Quique Sánchez Flores en Cornellá.

El técnico expresó la importancia de la victoria ante un Espanyol «muy ordenado y compacto en defensa» con la capacidad de hacer rápidos contragolpes que podrían poner en más de un aprieto al Real Betis. El despliegue de un juego combinativo, amén de la calidad individual de la plantilla, y la estabilidad que ha aportado Sánchez Flores al equipo auguran un partido complicado que suscita una gran motivación en Heliópolis por la buena situación actual del conjunto catalán.

Del Amo aprovecharía para explicar la baja de Piccini en la lista de convocados causada por su ausencia en varias sesiones de entrenamiento: «El trabajo es uno de los pilares del vestuario a la hora de hacer la lista y hemos tomado la decisión de dejarle fuera». Del mismo modo, zanjaría también el debate en cuanto al descenso en el total de minutos disputados por Petros: «Hay mucha competencia en la mayoría de los puestos y esto obliga a los jugadores a exigirse el máximo. Para nosotros todos son protagonistas y Petros es el mejor ejemplo de que se puede sumar desde todas las posiciones, incluso sin entrar en las listas«.

En cuanto a la salida de Felipe Gutiérrez, del Amo destacó que «si se diese sería interesante para todas las partes«. Sin un acuerdo cerrado, el Betis trabaja en una posible cesión del jugador que le permitiría contar con más minutos, punto importante de cara al mantenimiento de su puesto en la selección chilena con vistas al Mundial de Rusia 2018.

Por último, el madrileño se pronunció con respecto a la propuesta de Javier Tebas, presidente de La Liga, de adaptar el sistema de videoarbitraje al fútbol español: «Estoy a favor de todo lo que sea sumar para mejorar el rendimiento de este deporte«, explicaba Víctor quien entiende esta medida como «una gran ayuda para los árbitros, que trabajan con una presión tremenda».