Artículo de opinión | Denme a 11 como Aitor Ruibal

Artículo de opinión | Denme a 11 como Aitor Ruibal

“Es que en el Betis no hay nadie que corra”. “Necesitamos a jugadores que se dejen el alma”. “Lo que le hace falta al Betis es gente de la casa”. Estas expresiones hace poco que se escuchaban por Heliopolis. Pues bien, en las filas del Real Betis hay un futbolista que encarna todo lo que la afición demandaba. ¿Cuál es el problema ahora?

Y digo problema porque tras el Real Betis – Atlético de Madrid, en las redes se empezó a producir un debate entorno a la figura de Aitor Ruibal. Muchas críticas se pudieron leer en las horas posteriores al encuentro y en los días siguientes sobre la actuación del extremo bético. Y yo sinceramente no las entiendo.

Y no las entiendo basicamente porque yo considero a Ruibal clave en el gran momento del conjunto de Pellegrini. El compromiso, la actitud y las ganas con las que juega el “24” son dignas de elogiar. Juega como si fuera su último partido con las trece barras. Quizás no luce en las facetas que más focos se lleva el mundo en el fútbol, pero su trabajo es tan necesario como el que mete goles. Y si no, habría que preguntarle a Emerson si está contento o no de tener a su compañero ayudándole por banda derecha.

Pero no sólo es trabajo defensivo. Es un jugador que siempre intenta desbordar, ser vertical y desequilibrar por banda. Podrá tener más acierto o menos, pero es innegable que también aporta en aquellas facetas donde los expertos dicen que los grandes deben de aparecer. Parece que ya se nos ha olvidado el golazo contra Villarreal o la asistencia en Osasuna.

Nadie le ha regalado nada. Tras su paso por Rayo Majadahonda y su fructífera cesión en Leganés, ya en pretemporada se ganó la oportunidad de estar en los planes del primer equipo. Ha sido paciente, ha aprovechado su momento y hasta ahora no hay motivos para quitarlo del once. Un futbolista que juega con alma, que se deja hasta la última gota de sangre en el campo.

Cuántos años llevabámos pidiendo a un jugador que “defendiera al Betis como lo haría un bético de a pie”. Pues ahí tenemos a Aitor Ruibal García. Disfrutemos y sintámonos orgullosos de tener a futbolistas con tal compromiso y amor por el escudo. Son los que dignifican este deporte y los que son ejemplos de perseverancia y constancia. A mí denme a 11 Aitor en mi equipo. Me voy a la guerra con ellos.