Octava porteria a cero

Octava porteria a cero

Octavo partido del conjunto verdiblanco manteniendo la portería a cero. Solamente la Real Sociedad (10), Sevilla (11), Real Madrid (10) y Atlético de Madrid (11), superan la marca de los de Pellegrini.

El dato no deja de ser curioso. Es el quinto equipo que más ha dejado su portería a cero, pero es el tercer más goleado de la liga con 38 goles recibidos, por detrás del Granada (42) y Cádiz (40) y empatados con el Alavés. Los partidos en los que se ha conseguido ese logro ha sido contra los siguientes rivales: Alavés (F), Valladolid(C), Valencia(F), Osasuna(F), Cádiz(C), Huesca(F), Osasuna(C) y Getafe(C).

Estos datos no son casualidad. Si a la 24 jornadas disputadas le restamos los 8 encuentros en los que el casillero visitante no ha sumado goles, y el número de goles encajados lo dividimos entre los 16 que nos da esa resta, nos da un total de 2,37, que es la media de goles que encaja el Betis cuando baten su portería, frente a 1,58 que seria la media total.

Aun son datos muy altos. El Betis de Pellegrini recibe muchos goles, pero el ingeniero parece que poco a poco está dando con la tecla. Últimamente se está viendo a un equipo mucho más compacto, más serio, muy sobrio en defensa y concediendo muy poco. En la mejora en defensa debemos destacar a Mandi a Víctor Ruiz.

La pareja de centrales se están asentando en el once, y si no es por molestias o sanciones va a ser difícil moverlos de ahí. Miranda también se está haciendo con un hueco en el once, y definitivamente esta demostrando su valía. De Guido poco podemos decir, porque es un auténtico pulmón. Y también queremos destacar a otro futbolista que le ha dado mucho equilibrio al Real Betis Balompié y no es otro que Aitor Ruibal. Suele ser el primero en ser sustituido, pero su trabajo y sus ayudas son determinantes para que los números defensivos hayan mejorado.

También hay que destacar la mejoría en la portería. Joel, críticado con motivos por sus actuaciones, ha ganado confianza y seguridad y está firmando unos partidos notables, siendo también responsable de la mejora defensiva.

Un equipo que jornada tras jornada se ve más trabajado, con más personalidad. En definitiva siendo más equipo. Así lo definía Aissa Mandi tras la victoria contra el Getafe.